Debe necesariamente temer mucho quien es temido de muchos

lo sembrado es cosechado...lo único que puede esperar una persona que amedrenta a muchos y que haga que le teman...lo que ganara seguramente es que el deba temer que esos muchos respondan de la misma manera...o igual aquellos que se hacen detestar por sentirse con el derecho de juzgar y criticar los hechos de otros,sólo por la costumbre de hacer crítica destuctiva,pasando a ser solo expectadores de lo bien o mal que hacen los demás,serán felices así?...o por ser infelices les gustara crear infelicidad en otros?...esperemos no haya muchos de estos ...feliz día a tod@s... besos ...chaooo

"Debe necesariamente temer mucho quien es temido de muchos"

el temor, sea su manifestación y percepción mental, psicológica o físicamente, es una señal en nosotros de que algo no anda bien. aun el más malo y frío sabe que debe resguardarse de alguien que lo busque para ejecutar su propia sentencia o en nombre de un grupo sobre él; basta para ello recordar como en la historia los tiranos cada vez estaban (y aun se ve) más restringidos a circundar por donde sus aparatos de seguridad se lo permitiesen y con cautela. alguien malvado, suele ver y temer en los demás lo que ha gestado en sus víctimas. sin embargo, no únicamente estos macabros seres son los que temen, sino también quien sabe que aun siendo su causa probada justa, no es del gusto de una mayoría disidente y reaccionaria, tanto así que, para continuar con dicha causa noble tendrá que vivir con ese temor conceptual de que tarde o temprano le harán daño. v.h.

"Debe necesariamente temer mucho quien es temido de muchos"

mas temprano que tarde quien somete al terror y al desasosiego probará de su propia medicina e incluso hay casos sonados en nuestra historia acerca de mentes enfermas llenas de odio y crueldad que han muerto cometiendo y ocasionando de manera cobarde su suicidio para no enfrentar la justicia de sus desmedidas actuaciones. sin embargo, es válido recordar que el temor no conoce de excepciones, es decir, como humano no estamos exentos de afrontar situaciones que nos atemoricen, es el caso de todo cambio de condiciones o circunstancias en lo que consideramos rutina. la psicología lo ha adoptado como ley… todo cambio produce irremediablemente miedo en el hombre.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *